HISTORIA

El Beato P. Manna, «cuyo nombre es digno de ser esculpido con caracteres de oro en los anales de las misiones » (PAOLO VI, Graves et Increscentes, Carta Apostólica, 1966), es el fundador de la Unión Misional del Clero. Estaba convencido de que hasta que los sacerdote y los obispos no fueran convertidos a la idea misionera, las misiones continuaban siendo un hecho entregado solamente a ese grupo de misioneros, absolutamente insuficiente para la misión universal de la Iglesia. Pensó en una asociación del clero, cuyo único objetivo fuese animar e infundir el ardor misionero en los pastores, en los formadores de las comunidades; éstos, los sacerdotes, deberían ser casi como una falange de soldados en las trincheras, que ayudan y sostienen a quienes se encuentran en la primera línea. Solamente con estas condiciones, todas las comunidades pueden llegar a ser misioneras. Se piensa esta Unión como «escuela de educadores al servicio apostólico, vivida en clave universal».

En 1916 la Unión fue aprobada por el Papa Benedicto XV. En pocos años la Obra se expandió casi por todo el mundo. El Primer Congreso Internacional de la Unión (3 de enero de 1922), declara la necesidad de la enseñanza de la Misionología en los seminarios, una ciencia todavía desconocida en los institutos de formación católicos. En sus escritos, el P. Manna insiste en el papel insustituible de los sacerdotes para el anuncio del Evangelio y la educación de una conciencia misionera en los laicos.

La difusión de la Unión es rápida, después de que el Papa, en su encíclica Maximum Illud (1919), recomendara su presencia en todas las diócesis.

Con una gran actividad de predicación y de prensa, el P. Manna hace que eclesiásticos y laicos se interesen por el ideal misionero, mientras desafía a los jóvenes a realizarlo. Para él no existe una vocación misionera diferente de la vocación sacerdotal o cristiana: su lema es: «¡Todos misioneros!»; todos los bautizados, pero sobre todo, «cada sacerdote, por naturaleza, por definición, es misionero», y «la primera y fundamental función de la Iglesia es la evangelización del mundo, de todo el mundo». Este espíritu misionero universal debe estar unido con el espíritu de unidad con aquellos que él, el primero, llama los «Hermanos Separados», «condición indispensable para el triunfo integral del Evangelio en mundo». Como los Sacerdotes, también los Religiosos y las Religiosas, junto con los Laicos consagrados, son los operarios naturales de la Misión, y con el decretoHuic Sacro (1944), la Congregación de Propaganda Fide les ofrece también a ellos la pertenencia a la Unión.

Con decreto del 28 de octubre de 1956, la Unión es distinguida por el papa Pío XII con el título de «Pontificia» y, por eso, es rebautizada como la «Pontificia Unión Misionera del Clero, de los Religiosos y Religiosa y de los Laicos Consagrados».

En su ancianidad, como en un sueño, el P. Manna redacta su gran plan misionero de carácter profético y alcance universal: invita a las Iglesias a fundar Seminarios Misioneros para participar directamente en la evangelización del mundo y a prestar ayuda a las jóvenes Iglesias de misión.

El P. Paolo Manna muere el 15 de septiembre de 1952, y el 4 de noviembre de 2001 Juan Pablo II le declara Beato.

MISIÓN

La Unión Misional del Clero tiene como finalidad específica el incremento del trabajo misionero y la expansión de las misiones por medio del compromiso directo de quienes como los Apóstoles han recibido la llamada de «Id, pues, y haced discípulos a todas las gentes bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo…» (Mt 28, 19). El objetivo de su trabajo no es solamente dar a conocer los progresos de la fe en el mundo y ayudar con oraciones y ofertas a los misioneros, sino que es, sobre todo, sostener y hacer que la Iglesia se encuentre en grado de llevar a cabo su tarea de evangelización, con más misioneros, con el Clero indígena y laicos comprometidos.

La PUM quiere:

  • promover la conciencia misionera entre los seminaristas, los sacerdotes y los religiosos;

  • animar a todos los animadores del Pueblo de dios para la Misión (RM 84), difundiendo y promoviendo las otras OMP;

  • favorecer la unión de los Cristianos para que «sean perfectos en la unidad, y el mundo reconozca que tú me has enviado…» (Jn 17, 23);

  • poner a toda la Iglesia «en estado de misión»;

  • meditar la Sagrada Escritura para entender el designio de salvación universal de Dios y conocer la naturaleza misionera de su Iglesia;

  • leer y estudiar los documentos del Concilio Vaticano II y las encíclicas misionera de los Papas;

  • ver la propia historia personar y la de la propia Iglesia en perspectiva mundial, para pensar y actuar a nivel universal;

  • dueño de la mies que envíe obreros a su mies» (Mt 9, 37–38).

LA REGISTRAZIONE
Titolo
Nome*
Cognome*
Email Ufficiale*
Email Personale
Ruolo*
Nazione*
Citta*
Diocesi*
Telefono
Indirizzo
Codice Postale
MESSAGGIO

PASSWORD DIMENTICATA
UTENTE

PONTIFICIA UNIÓN MISIONAL
... Suscitar en la Iglesia la pasión para la misión
y mover las comunidades cristianas a cooperar en la evangelización ...
PONTIFICIA UNIÓN MISIONAL
... Suscitar en la Iglesia la pasión para la misión
y mover las comunidades cristianas a cooperar en la evangelización
PONTIFICIA UNIÓN MISIONAL
... Suscitar en la Iglesia la pasión para la misión
y mover las comunidades cristianas a cooperar en la evangelización
PONTIFICIA UNIÓN MISIONAL
... Suscitar en la Iglesia la pasión para la misión
y mover las comunidades cristianas a cooperar en la evangelización
PONTIFICIA UNIÓN MISIONAL
... Suscitar en la Iglesia la pasión para la misión
y mover las comunidades cristianas a cooperar en la evangelización
HISTORIA
El Beato P. Manna, «cuyo nombre es digno de ser esculpido con caracteres de oro en los anales de las misiones » (PAOLO VI, Graves et Increscentes, Carta Apostólica, 1966), es el fundador de la Unión Misional del Clero. Estaba convencido de que hasta que los sacerdote y los obispos no fueran convertidos a la idea misionera, las misiones continuaban siendo un hecho entregado solamente a ese grupo de misioneros, absolutamente insuficiente para la misión universal de la Iglesia. Pensó en una asociación del clero, cuyo único objetivo fuese animar e infundir el ardor misionero en los pastores, en los formadores de las comunidades; éstos, los sacerdotes, deberían ser casi como una falange de soldados en las trincheras, que ayudan y sostienen a qui...

MISIÓN
La Unión Misional del Clero tiene como finalidad específica el incremento del trabajo misionero y la expansión de las misiones por medio del compromiso directo de quienes como los Apóstoles han recibido la llamada de «Id, pues, y haced discípulos a todas las gentes bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo…» (Mt 28, 19). El objetivo de su trabajo no es solamente dar a conocer los progresos de la fe en el mundo y ayudar con oraciones y ofertas a los misioneros, sino que es, sobre todo, sostener y hacer que la Iglesia se encuentre en grado de llevar a cabo su tarea de evangelización, con más misioneros, con el Clero indígena y laicos comprometidos.
La PUM quiere:

promover la conciencia misio...



Actividad





PONTIFICIA UNIÓN MISIONAL
Secretariado Internacional
Via di Propaganda, 1C 00187 ROMA
Tel: (0039)06 698 80228 Fax: (0039)06 698 80124 E-mail: pum@org.va


PONTIFICIE OPERE MISSIONARIE
Segretariati Internazionali
PRIVACY
CONDIZIONI DI UTILIZZO
DISCLAIMER
COPYRIGHT ©2018PONTIFICIE OPERE MISSIONARIE ALL RIGHTS RESERVED