Nuestros niños en el Vicariato Apostólico de Requena - Perú

Nuestros niños en el Vicariato Apostólico de Requena - Perú

< De vuelta a

El territorio del Vicariato Apostólico de Requena es muy pobre. Las únicas vías de comunicación son el Río Ucayali y sus afluentes. Excepto en dos pueblos, la electricidad es discontinua durante todo el día, no hay uso de agua potable, el crecimiento de la población es alto.

El subsidio se divide entre las distintas parroquias: "San José Obrero" en Jenaro Herrera; "La Inmaculada" en Flor de Punga, "Nuestra Señora del Perpetuo Socorro" en Orellana, "Nuestra Señora de Lourdes" en Tierra Blanca.

La parroquia de San José nos escribe: «Demos gracias a Señor porque es bueno y porque es eterna su misericordia”, así rezamos con el salmista y damos gracias a Dios por hacer posible estas ayudas que benefician a los hermanos que menos tienen, económicamente.

Este año las ayudas han sido muy repartidas, en material escolar, uniformes, matriculas niños de inicial y primaria, apoyo al comedor infantil y vitaminas para los desnutridos.

También han podido tomar el desayuno los niños de catequesis después de la catequesis, de ahí la compra de pan de hemos realizado, los meses de abril, mayo, junio, julio y agosto.

Que nuestro Padre Dios, dador de todo bien, bendiga cada día a todas las personas que proporcionan ayuda para que otros hermanos puedan vivir mejor la vida, ya que con esta ayuda material, también se les ofrece cercanía, cariño, ternura y ojalá experimenten la bondad y el amor que Dios les tiene a cada uno.

Por la gracia de Dios, los grupos de Infancia Misionera, van muy bien, cada semana se reúnen, tienen sus temas, organizan paseos y veladas literarios... etc. Junto con los catequistas que son muy entusiastas.

Saludos de nuestros niños, padres y catequistas, además del Equipo Misionero.

Siempre unidos en Jesús, Hermana Stellamaris Ngina Mutinda»

Número de niños beneficiarios: unos 200 

Juntos podemos cambiar muchas historias. <br> <br> Apoya el trabajo de los misioneros del mundo entero.

Juntos podemos cambiar muchas historias.

Apoya el trabajo de los misioneros del mundo entero.