Nos preparamos para celebrar en 2022 los 200 años de la Obra Pontificia de la Propagación de la Fe al servicio de la Iglesia universal

30 abril 2021

< De vuelta a

El 3 de mayo de 2022 será una fecha importante para la Obra Pontificia de la Propagación de la Fe: se cumplirá el 200 aniversario de su fundación oficial como “Asociación para la Propagación de la Fe” y el centenario del Motu Proprio Romanorum Pontificum del Papa Pío XI, por el que el Santo Padre confirmó el espíritu misionero y el servicio a la Iglesia universal declarando «Pontificia» la Obra de la Propagación de la Fe (POPF). En el mismo Motu Proprio adquieren también el título de Pontificias la actual Obra Pontificia de la Infancia Misionera y la Obra Pontificia de San Pedro Apóstol.

 

Pauline Marie Jaricot (Lyon, 22 de julio de 1799 - 9 de enero de 1862) fue la fundadora de la Obra. Después de 15 años de vida acomodada, experimentó el sufrimiento físico y espiritual, en cuyo contexto tuvo, a través de los sacramentos, una profunda experiencia de Dios.  El perdón y la oración profunda la llevaron a superar un grave trauma y a partir de ese momento cambió su vida: Pauline se dedicó exclusivamente a servir a Dios en los pobres y los enfermos, visitando cada día los hospitales y a los incurables, vendando sus heridas y ofreciendo palabras de consuelo. La ayuda a los necesitados estaba acompañada de una vida de intensa oración, recibiendo diariamente la Eucaristía, intercediendo por la conversión de los pecadores y por la evangelización del mundo. A Pauline le movía el gran deseo de llevar la Buena Nueva hasta los confines de la tierra: “He amado a Jesucristo más que a nada en esta tierra y por amor a Él he amado más que a mí misma a todos los que estaban en medio de la fatiga o en el dolor” y de su fervor nació la Obra de la Propagación de la Fe, que todavía hoy tiene como objetivo abrir el corazón de cada creyente a la inmensidad del horizonte misionero, mediante el apoyo espiritual y material al anuncio del Reino de Dios. El 26 de mayo de 2020, el Santo Padre reconoció el milagro atribuido a la intercesión de Pauline Jaricot. Ahora esperamos la fecha de su beatificación, lo que confirma el valor del testimonio de su vida y de la iniciativa que se sintió inspirada a fundar en apoyo de la misión universal de la Iglesia.

 

P. Tadeusz Jan Nowak,  Secretario General de la Obra Pontificia de Propagación de la Fe