7 de octubre - 1822. El amor infinito en la divina eucaristía

07 octubre 2021

< De vuelta a

En 1822, a la edad de 23 años, Pauline escribió Amor infinito en la divina Eucaristía. ¿Qué puede escribir una joven de esta edad sobre la Eucaristía sino “consideraciones cursis ahogadas en un desborde de afectividad”? (J. Servel, Un autre visage. Textes inédits de Pauline Jaricot, Ed. Du Chalet, 1962, p. 185). ¿Pauline escribió este texto durante la noche de una sola vez, cuando estaba experimentando un dolor violento en el pulgar de su mano derecha en Saint-Vallier. ¿Lo hizo por orden del abad Würtz, quien corrigió algunas frases bastante pesadas, sin modificar notablemente el pensamiento del editor? Mademoiselle Jaricot cogió la pluma con facilidad, como se puede leer en l’Amour infini dans la divine Eucharistie (París, Mame, 2005) y, más tarde, en Le Rosaire vivant (París, Lethielleux, 2011). Este primer borrador fue, sin duda, revisado, en Lyon, bajo el control inmediato del abad Würtz, con vistas a una segunda edición, la de 1824. No encontramos en este texto los detalles de un teólogo experimentado ni tampoco en cuanto a milagros.

Pauline quiere intentar soldar lógicamente los elementos de lo revelado dado, tal como los ha asimilado. Se nutrió de la Fe de la Iglesia, encargada "de ofrecer y perpetuar el sacrificio de la salvación hasta la consumación de los siglos, y así hacer inagotable la fuente de los méritos y gracias del Salvador, y finalmente guardar el depósito de su sangre preciosa siempre llena. "(J. Servel, Un autre visage, op. Cit., P. 186) Pauline se dirige a Jesús desde las primeras líneas:" Oh adorable Corazón de Jesús, tú eres el principio de la divina Eucaristía ... es decir, de la obra maestra del amor infinito. ¿Qué diría, Señor Jesús? A través de este sacramento has encontrado una manera de unir al hombre tan íntimamente contigo que, volviéndote uno con nosotros, tu corazón se convierte en el principio de nuestra vida espiritual, como nuestro propio corazón es el principio de nuestra vida tempora, (J. Servel, Un autre visage, op. Cit., P. 186).

Paulina tomó conciencia del amor de Jesús y éste se manifiesta cuando escribe, un amor que se revela a los ojos despiertos de la Fe: “¡Cuánto amor nos has amado! No satisfecho con haber instituido la divina Eucaristía, para que el Cuerpo y la Sangre de la Víctima infinita se convirtieran en alimento espiritual de nuestras almas y prenda de nuestra gloriosa resurrección, quisiste también que perpetuara la memoria y los méritos de tu vida y tu muerte", (J. Servel, Un autre visage, op. Cit., P. 186). ¿Cómo puede convencerse el amor infinito de Jesucristo? ¿Cómo entender el misterio de un Dios crucificado, sus humillaciones, su corona de espinas, su aniquilación en la divina Eucaristía? ¿Cómo podemos dejarnos tocar incluso en nuestros sentidos? El Dios generoso se manifiesta en su amor infinito. ¿No están todos los frutos de la gracia que Cristo adquirió para nosotros durante su Pasión contenidos en el sacrificio eucarístico, como trató de explicar Santo Tomás de Aquino? (Ver J. Servel, Un autre visage, op. Cit., P. 187).

Hoy, más que nunca, la Eucaristía es eminentemente acción de gracias y alabanza al Padre, memorial de sacrificio de Cristo, presencia de Cristo por la fuerza de su palabra y de su Espíritu. Está en el corazón de la vida cristiana, en el corazón de la misión de la Iglesia, en el corazón de la evangelización. Participando en el sacrificio eucarístico, fuente y cumbre de toda la vida cristiana, los fieles incorporados a la Iglesia por el bautismo ofrecen a Dios la víctima divina y se ofrecen con ella. Así, tanto por la oblación como por la santa comunión, todos, no con indiferencia, sino cada uno a su manera, toman su parte original en la acción litúrgica. De ello se desprende que, restaurados por el Cuerpo de Cristo durante la santa liturgia eucarística, manifiestan, de forma concreta, la unidad del pueblo de Dios que este gran sacramento significa en la perfección y realiza admirablemente", (Constitución Dogmática sobre la Iglesia, Lumen Gentium, n ° 11).