9 de octubre - Organización del Rosario Viviente

09 octubre 2021

< De vuelta a

Para Pauline Jaricot, el Rosario Viviente es un medio que parece venir en ayuda a la debilidad de los hijos de Dios para ayudarlos a rejuvenecer la antigua y sólida devoción del Rosario. El Rosario Viviente permitirá que el Rosario de Santo Domingo sea más atractivo ofreciendo una nueva devoción, un remedio precioso que varias personas practicarán con entusiasmo, en Francia y en otros lugares, provocando una serie de maravillas y gracias. La organización del Rosario Viviente es precisa.

Pauline divide el Rosario en quince rosarios. Los asociados se dividen en secciones de quince personas – más o menos – en honor a los quince misterios del Rosario. Cada asociado debe rezar una docena de rosarios todos los días en honor al misterio, extraído al azar cada mes, que se le debe. De esta manera, el Rosario es rezado íntegramente cada día por el grupo de quince y todos los misterios se meditan por turno. El Rosario se reza tantas veces al día como secciones haya. A la cabeza de cada sección, hay un encargado. Las secciones se reagrupan a su vez en divisiones, compuestas por once secciones, encabezadas por una consejera.

La originalidad de Pauline es distribuir las quince decenas entre quince socios unidos. Ella pone gran énfasis en meditar sobre los misterios. Ella escribe: «Fue algo que facilitó esta práctica a la multitud de esta manera; era algo para conseguir que la gente que no sabe lo que es orar consienta en representarse por el espacio de tiempo necesario para decir un Padrenuestro y diez Avemaria y un Gloria, uno de los misterios del divino Redentor y de su santísima Madre… La mirada de estos corazones sobre uno de los misterios de la vida de N.S. [Nuestro Señor] durante un minuto hacia media hora al mes de meditación sobre este Jesús divino que no se puede mirar sin que la tierra del corazón del hombre se calienta, se aviva y sin que se produzca frutos de salvación. Este es uno de los fines del Rosario Viviente» (Pauline Jaricot, Le Rosaire vivant. Cette harpe vraiment divine, París, Lethielleux, 2011, p. 21).

Para fortalecer los lazos de caridad a través del contacto frecuente entre personas de un mismo grupo, las asambleas se dividen. También es más fácil evitar la confusión de grandes conjuntos. Pauline quiere establecer profundos lazos de caridad fraterna e incluso sobrenatural entre sus asociados. «Porque si el fin esencial de la asociación es frenar la ira de Dios a través de Nuestra Señora del Rosario, vivificar cada vez más la fe en las almas de los fieles, obtener la conversión de los pecadores y preservar la fe en Francia, otro objetivo del Rosario Viviente es de establecer una unión entre los asociados. Por esta vía, Pauline quería ofrecer a la Santísima Virgen verdaderas coronas de rosarios vivientes» (Pauline Jaricot, Le Rosaire vivant, op. cit., p. 21.)

Todos los corazones devotos a Nuestra Señora del Santo Rosario están invitados a vivir de la caridad del Señor Jesús y ser un solo corazón. «Esta caridad no es un amor de exclusión que se concentra sólo en los miembros de la asociación. Al contrario, es un amor por la extensión. Es un encuentro de fuerzas que nuestro corazón se presta para amar más perfectamente a todos los que Dios creó a su semejanza y redimió como nosotros con su preciosa sangre». Se planificó, en cada encuentro, compartir las noticias sobre el progreso o las necesidades de la asociación, las gracias obtenidas o solicitadas, sin perder de vista el fin esencial de la asociación: la conversión de los pecadores, la preservación de la fe en Francia y la exaltación de la Santa Iglesia en todo el universo. Según Pauline, dadas las demandas y quejas de los obreros que comenzaban a expresarse en varios lugares, principalmente en Lyon, la Asociación del Rosario Viviente debería dedicarse a hacer campaña por «la salvación de toda Francia… Gracias a la fe y la confianza ilimitada en la Reina del Cielo… todopoderosa sobre su querido hijo» (Pauline Jaricot, Le Rosaire vivant, op. cit., p. 23).

También era necesario distribuir los objetos de piedad para expandirlos, sin olvidar el préstamo de buenos libros. De hecho, la asociación debía llegar a todos y de esta manera ayudar a todas las clases de la sociedad a unirse. Por tanto, es necesario respetar las reglas: «Dignar el Cielo para que todos nuestros asociados comprendan que la buena organización de las quincenas es la condición de vida de la asociación. Que su multitud sea su fuerza, que la precisión de cada asociado al recitar sus diez Aves María diarios, que comprenda con el espíritu y saboree con el corazón el Misterio que está encargado de honrar es una garantía de victoria». (Pauline Jaricot, Le Rosaire vivant, op. cit., p. 36)

Todas las personas deben estar cómodas en las asambleas: comerciantes, rentistas, obreros sencillos o de pequeña capitalización. Para Pauline, las reuniones del primer domingo de mes, como los consejos familiares, deben ser una alegría; esta es la oportunidad de ser sencillo, humilde. Al dar el nombre de Rosario Viviente a la Obra, Pauline quiso revivir a través de la meditación y la contemplación los misterios de la vida de Jesús y María, poniéndolos en marcha en nuestra vida diaria. El propósito de la unión de los quince asociados que forman la corona viva del Santo Rosario es enseñarles a leer ellas mismas en los Sagrados Corazones de Jesús y María. El Rosario está vivo, porque establece unión entre todos los que participan; es una corona viva de rosas ofrecida al Señor, siendo las rosas los diferentes misterios. El Rosario honra tanto a Jesús como a su Madre, porque María está atada al Rosario; «María y el Rosario son uno. Quien reza el Rosario, dice Jesús y María» (Pauline Jaricot, Le Rosaire vivant, op. cit., p. 24).